¿Querés ser enólogo por un día?: una bodega "deconstruye" su vino ícono en sus cuatro varietales

¿Querés ser enólogo por un día?: una bodega "deconstruye" su vino ícono en sus cuatro varietales
Bodega Domaine Bousquet, emplazada en Gualtallary, está por lanzar un set box con los varietales que conforman su blend de alta gama
Por Juan Diego Wasilevsky
03.08.2021 18.15hs Vinos & Bodegas

En un mercado como el del vino, plagado de lanzamientos y novedades, y en el que cada mes proliferan nuevas marcas, es difícil diferenciarse.

Sin embargo, bodega Domaine Bousquet, que produce vinos orgánicos en Gualtallary, Valle de Uco, le encontró la vuelta con una propuesta sumamente original: decidió "deconstruir" su blend de alta gama, Ameri, y ofrecer por separado, en una caja, los cuatro varietales que lo conforman.

"Ameri es nuestro vino insignia, que nació con la idea de tener un vino ultra premium que mostrara lo mejor de nuestra fina de Gualtallary", explicó Rodrigo Serrano Alou, enólogo y gerente de operaciones de la bodega, a través de una degustación organizada de manera virtual para la prensa especializada.

"Y la idea de poder ofrecer los varietales que conforman el blend por separado es, en definitiva, mostrar qué le aporta cada cepa a este blend y que los consumidores puedan experimentar y entender lo que nosotros sentimos cada año que hacemos el corte final", agregó.

La idea entonces es ofrecer en breve, en una caja, además del blend Ameri cosecha 2019, cuatro botellas de 750 ml con los cuatro varietales que lo conforman, de la misma añada: Malbec, Cabernet Sauvignon, Syrah y Merlot.

Además, con el objetivo de experimentar, el set estará incluyendo una probeta para que quienes accedan a esta caja puedan jugar a ser enólogos por un rato y definir el que consideren sea el mejor blend.

Un dato clave es que la añada 2018, que es la que actualmente se está comercializando, está conformada por un 60% de Malbec, 20% Cabernet Sauvignon, 10% Syrah, 10% Merlot. Y la cosecha 2019, que es la que formará parte del set box, mantiene las mismas proporciones.

Ameri blend

Según explicó Rodrigo, el proyecto nació como un "capricho". Más precisamente, por su pasión por el Merlot, una cepa de fama mundial que cayó en desgracia en las últimas dos décadas y que, anticipan cada vez más enólogos, va por su revival.

"Siempre encontré en los Merlot de la bodega un plus. A ciegas, siempre los terminaba eligiendo. Pero comercialmente es una variedad difícil, hoy por hoy. Así que, vender un Merlot de alta gama no es una tarea sencilla. Por eso, surgió la idea de compartir con los consumidores cómo es el Merlot que conforma el blend Ameri, junto con los otros tres varietales. Y en la bodega les encantó la propuesta", explicó Rodrigo.

En el set box, entonces, vendrán los cuatro varietales y el blend. Cada uno de los vinos tendrá un paso de un año por barricas y otro año en botella.

Esto es posible porque, en lugar de haber cofermentaciones, cada cepa se fermenta y se cría por separado, antes de realizar el corte final.

"Trabajamos varietal por varietal: tenemos hileras marcadas en cada parcela, luego de un trabajo muy profundo para seleccionar las mejores uvas de nuestro viñedo, para obtener un vino elegante pero que exprese el terroir", explicó Rodrigo.

El enólogo agregó que empiezan cosechando el Merlot, luego el Syrah y por último el Malbec y el Cabernet Sauvignon, siempre, en base a la evolución de la madurez polifenólica y al control del pH. Posteriormente, las cuatro variedades se fermentan por separado en barricas nuevas y usadas (la proporción es del 50%, aproximadamente) y a partir de ahí comienza la guarda de un año, como un paso previo a la realización del corte final.

Según Rodrigo, cada varietal suma una paleta y un carácter diferente: el Malbec, por un lado, aporta intensidad en nariz y dulzura en boca. El Syrah, en tanto, aporta una fruta potente en nariz; el Cabernet Sauvignon suma mucha tipicidad y buena presencia en boca; finalmente, el Merlot aporta mucha pimienta y una medio de boca de alto impacto aromático.

Rodrigo Serrano Alou

La cosecha 2018 del blend Ameri (que es la que todavía está disponible en el mercado) ofrece una intensa paleta aromática. Si lo dejás en la copa, sin agitarla durante unos minutos, entonces aparecerán notas de frutas rojas y negras, que compiten de igual a igual, junto con una evidente nota de espárragos y pimiento y una madera que escapa de los clichés. En boca, en tanto, exhibe paladar pleno, buen volumen y músculo y esa textura que habla de la zona este de Gualtallary, que ofrece esa sensación de taninos ligeramente polvorientos, pero sin llegar a una textura "calcárea extrema". Esto, junto con un paso graso y una buena frescura, lo hacen completamente bebible. En el cierre se percibe algo más de la barrica, que estira el recuerdo.

Respecto de la añada 2019, que es la que estará conformando el box junto con las variedades por separado, Rodrigo afirmó que "fue excelente".

"Fue una cosecha seca, con buenas temperaturas de día para la maduración y de noche para la respiración. Buena amplitud térmica y cosechamos en el momento que queríamos", completó.

Por ahora, habrá que esperar el lanzamiento de la nueva caja cosecha 2019. Sin embargo, quien quiera espiar y conocer un poco más de este blend tope de gama, puede conseguir la añada 2018 a un precio sugerido de $3.000.

Vinos & Bodegas en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído