¿Cómo funciona Cameo, el sitio que conecta "celebrities" con "cholulos", y ya es un "unicornio"?

¿Cómo funciona Cameo, el sitio que conecta "celebrities" con "cholulos", y ya es un "unicornio"?
En esta red, los famosos pueden llegar a cobrar unos 2.500 dólares por el envío de un saludo personalizado para el fan que paga por ese mensaje.
Por Cesar Dergarabedian
05.04.2021 19.45hs Tecnología

Si sos amante del cine, sabés lo que es un cameo, esa aparición breve de una persona conocida en una película o video, que normalmente se representa a sí mismo o a un personaje sin nombre que puede no tener importancia para la trama. De manera habitual, el actor ni siquiera aparece en los créditos.

La palabra viene en referencia a Camaleón, por su capacidad para camuflarse en la naturaleza como es la intención de los caemos de camuflar personas o personajes en películas.

Esta palabra fue elegida por sus fundadores para denominar a la empresa, Cameo, un sitio de videos de celebridades...y aspirantes a serlas. A fines de marzo, la compañía anunció que recaudó una Serie C de 100 millones de dólares. La ronda sitúa el valor del sitio arriba de los mil millones de dólares y lo convierte así en "unicornio".

El servicio se encuentra entre los que lograron obtener un gran impulso en medio de la pandemia del coronavirus, ya que tanto las celebridades como sus seguidores se encontraron de repente con mucho más tiempo libre.

"La pandemia puso un estrés adicional en los modelos comerciales ya inestables que respaldan el talento en los ecosistemas deportivos y de entretenimiento", dijo el CEO de la compañía, StevenGalanis al anunciar la inversión, en esta nota

"Catalizó un cambio masivo en la conciencia y la adopción generalizada de modelos directos a los fanáticos, lo que, a su vez, ha creado una nueva base para la participación de los fanáticos. Existimos en un mundo completamente diferente hoy en día, uno en el que los talentos realmente quieren conectarse más profundamente con sus fanáticos, y los fanáticos esperan un acceso sin precedentes al talento que más admiran. Esta financiación nos ayudará a crear el acceso y las conexiones que definirán el futuro de la 'economía de la conexión' a escala global", explicó Galanis.

Interés de Google, Alexa, SoftBank y Morgan Stanley

Esta última ronda duplica con creces la financiación total del servicio, lo que la eleva a 165 millones de dólares. Google Ventures, Amazon Alexa Fund, SoftBank Vision Fund 2, Valor Equity Partners y Counterpoint Global (Morgan Stanley) se unieron a los inversores existentes, Lightspeed Venture, Kleiner Perkins, The Chernin Group, Origin y Spark Capital. Y la siguiente leyenda del skate, Tony Hawk:

Cameo dice que alrededor del 80% de sus solicitudes de video estándar se reservan como obsequios, para celebrar cosas como cumpleaños. En total, se han creado alrededor de dos millones de videos a través de la oferta.

Pero el sitio busca crecer en categorías adicionales. El año pasado, agregó la capacidad de contratar celebridades como invitados para los chats de video de Zoom (una oferta muy centrada en la pandemia). Parte de la financiación se destinará a aumentar Cameo for Business (C4B), que lleva videos de celebridades a eventos y conferencias, así como anuncios y ventas.

Un canal entre famosos y seguidores

Efectivamente, el servicio funciona como un conducto entre empresas y personajes famosos. La compañía también invertirá en su oferta internacional, y apunta a crecer creciendo más allá del aproximadamente 20% de los videos que se compran actualmente fuera de EE. UU.

Cuando el mundo se cerró en marzo de 2020, las celebridades de todo tipo comenzaron a buscar nuevas formas de mantenerse relevantes mientras se quedaban en casa. 

Después de todo, si no podían actuar o aparecer en público, ¿cómo se ganarían la vida? La respuesta llegó en forma de Cameo, esta plataforma de mensajería de video poco conocida fuera de los Estados Unidos que permite a sus usuarios grabar clips cortos para los fanáticos a cambio de una tarifa.

Casi de la noche a la mañana, celebridades empezaron a ganar miles de dólares hablando en forma directa con sus seguidores, eliminando a los intermediarios (agentes, productores y gurús del marketing por igual) en el proceso.

El caso de Stormy Daniels

Stormy Daniels es una estrella de cine para adultos, que acusó al expresidente Donald Trump de pagarle 130.000 dólares para guardar silencio sobre una aventura. Cuando tiene tiempo libre, se para frente a un espejo, se maquilla y se pega un par de pestañas postizas.

Daniels pasa la mayor parte de su tiempo trabajando para un programa de televisión de investigación paranormal llamado Spooky Babes. Una vez que está satisfecha con su apariencia, agarra su teléfono móvil, arregla su cabello y presiona grabar en la cámara frontal.

Por lo general, hay un guion a seguir, pero si no, improvisa. "Hola, John", dice Daniels, respirando. "Quiero desearles un muy, muy feliz cumpleaños. Tu amigo, Paul, me dice que eres un poco adicto a la política; si algo de eso te deprime demasiado, te invito a ver uno de mis programas, donde estaré más que feliz de ayudarte a aliviar algo de ese estrés ".

Luego, vuelve a mirar el video para asegurarse de que no haya pronunciado mal el nombre del destinatario, presiona enviar y comienza a grabar nuevamente, a veces hasta 20 veces.

Stormy Daniels cobra 250 dólares cada mensaje en Cameo.
Stormy Daniels cobra 250 dólares cada mensaje en Cameo.

Cada video sigue un guion ligeramente diferente, pero la premisa es la misma. Daniels envía algún tipo de saludo o reconocimiento a un fan dedicado, dirigiéndose a ellos por su nombre y mencionando algo específico que el amigo del fan, colega o miembro de la familia, o incluso su esposa, ha pedido en una solicitud enviada previamente. Daniels cobra 250 dólares y tiene unos 600 videos en su haber. El 75% de la tarifa va para ella, mientras que el resto lo toma como comisión Cameo.

Un saludo por miles de dólares… o 75 centavos

Daniels es solo una de las más de 30.000 celebridades y figuras públicas que se han inscrito en Cameo desde que se fundó en 2017, un tercio de ellas en el último año, cada una de las cuales está disponible para contratar para enviar un mensaje de video personalizado por un precio. y quienes entre ellos abarcan un vasto y variado espectro de fama.

En el extremo superior de la escala, las estrellas del deporte mundial, los cantantes y los actores dan un saludo de diez segundos por cientos o, ocasionalmente, miles de dólares, mientras que en el lado más barato, un ejército de aspirantes a personalidades de TikTok hará un video de cumpleaños por tan solo 75 centavos.

En Cameo está representada toda una sección transversal del ecosistema mundial de celebridades, que, al permitir que su talento establezca sus propios precios, se ha organizado naturalmente en una especie de jerarquía darwiniana de la fama.

Y desde el comienzo de la pandemia mundial de coronavirus, cuando se cerraron los cines y las alas de teatro, se cancelaron los conciertos y se restringieron severamente las apariciones públicas, los números de Cameo se han incrementado.

La conversión de la fama en riqueza

La plataforma ha ofrecido a las celebridades una forma completamente nueva de convertir su fama o notoriedad en dinero en efectivo, sin tener que abandonar sus hogares. Si cada nueva empresa necesita un problema de respuesta como punto de partida ("¿Cómo puede la gente vender sus libros antiguos una vez que los ha leído?"), Cameo resuelve la disyuntiva entre fama e ingresos. Según Galanis, "el gran ajuste de cuentas en entretenimiento que Cameo está resolviendo es que la gente hoy es más famosa, debido a las redes sociales, que rica".

Uno de los efectos en cadena del auge de las redes sociales ha sido elevar a una gran cantidad de personas a la prominencia por todo tipo de razones, pero ofrecen pocas formas de sacar provecho de esa prominencia. Para alguien como Stormy Daniels, cuya fama está muy extendida pero es bastante difícil de monetizar, Cameo es la solución perfecta.

Daniels confió primero en apariciones en los medios de comunicación en persona, desnudos y programas de comedia para ganar dinero, pero perdió esos ingresos durante la pandemia, además de chances de interactuar con su base de fans. En Cameo, puede continuar haciendo las dos cosas desde casa o en la calle.

Los nombres más caros de Cameo son personas como Caitlyn Jenner, que encabeza la lista de famosos con 2.500 dólares por video. Boy George canta feliz cumpleaños desde su cocina a quien le pague 300 dólares. La actriz Lindsay Lohan cobra 375 dólares.

Cameo ofrece la posibilidad de una tarjeta de regalo para pagar saludos.
Cameo ofrece la posibilidad de una tarjeta de regalo para pagar saludos.

Los políticos se suben a Cameo

Hoy hay más personas famosas, o se consideran así, más nunca en la historia, aunque la mayoría de los usuarios de Cameo no habrán oído hablar de la gran mayoría de sus talentos.

Abundan en esta plataforma los luchadores profesionales, los "youtubers" y las estrellas de "reality shows". Este sitio web es una de las pocas formas de convertir esa fama en ganancias. Todo lo que necesita es un teléfono con cámara. Podés pasarte todo el día navegando por el sitio web de Cameo y observando lo que una celebridad cree que vale.

Una táctica popular es ir por el volumen fijándose en un precio relativamente bajo, con la esperanza de grabar diez videos a 40 dólares cada uno en lugar de esperar al superfan que desembolsará 400 dólares por unos minutos de trabajo. Si tenés la suerte de haber interpretado a un personaje de comedia de culto, como Seinfeld, Cameo podría aumentar tus flujos de ingresos en un orden de magnitud.

Pero no hay solo famosos o aspirantes a serlos en Cameo. Allí están la ex gobernadora de Alaska, Sarah Paiin, quien cobra 199 dólares ; o Anthony Scaramucci, el hombre que fue director de comunicaciones de la Casa Blanca durante once días en 2017, quien cobra 55 dólares. El ex abogado de Trump, Michael Cohen, filma sus videos por 100 dólares desde el arresto domiciliario después de su condena por perjurio frente al Congreso.

Historia de un unicornio

Cameo fue lanzado en marzo de 2017 por tres amigos de la universidad: Galanis, Martin Blencowe y Devon Townsend. Desde entonces, Silicon Valley ha respaldado mucho su propuesta. 

La idea original de Cameo era centrarse solo en los atletas. Los fanáticos podrían pagarles por hacer casi cualquier cosa que los fanáticos pidieran. Por ejemplo, pagar para jugar golf con Michael Jordan.

Townsend rechazó esa idea, argumentando que era demasiado difusa y amplia. En cambio, decidieron centrarse en los saludos en video y vacilaron entre varios nombres. Fue el hermano de Galanis quien finalmente sugirió Cameo.

Galanis, Townsend y Blencowe tuvieron carreras importantes antes de Cameo y cada uno contribuyó con un conjunto de habilidades esenciales diferente en los primeros días.

Townsend, un ex ingeniero de Microsoft, había sido una estrella viral en la red social Vine, acumulando cientos de millones de bucles en la plataforma. Tenía la capacidad de codificación para crear una iteración temprana del sitio. Blencowe era un agente de la NFL, la liga de fútbol americano, y productor de películas, con los contactos adecuados para ocuparse del talento.

Galanis renunció a un trabajo de tiempo completo en ventas en LinkedIn y había trabajado en finanzas antes de eso. Se describe a sí mismo como "un comerciante de opciones por experiencia".

El primer cameo

El primer Cameo se vendió en marzo de 2017. La URL del sitio web, en ese momento, era powermove.io y solo había una celebridad en la plataforma: Cassius Marsh, jugador de Seattle Seahawks en la NFL. Blencowe era su agente y lo había animado a inscribirse.

Fue un desastre. El procesador de pagos se rompió, por lo que, en el lanzamiento, cualquiera que intentara comprar un video a través del enlace que Marsh tuiteó a sus fanáticos se topó con una pared de ladrillos con código roto.

Otros fanáticos de los Seahawks lo reprendieron en las redes sociales por cobrar por algo que creían que debería haber estado haciendo gratis. Pero el equipo de Cameo logró un gran avance: un video de reacción del padre del destinatario de un video de Marsh, quien le deseó un feliz cumpleaños por su aniversario 16.

El video ofreció un ejemplo visual de que Blencowe podía mostrar talento para convencerlos del valor genuino y la conexión que Cameo podía ofrecer y las reservas y el talento pronto comenzaron a recuperarse.

Para hacer crecer el sitio, el trío introdujo un esquema de referencia de talento a talento. Se hizo hincapié en el hecho de que las estrellas eligieron su propio precio; si no quisieran la molestia de grabar diez videos al día por 70 dólares cada uno, podrían duplicar su precio y obtener la mitad de las reservas. Por ejemplo, Stormy Daniels aceptó probar una tarifa irónica de 666 dólares por video, sin esperar que nadie la pagara. En un día, tuvo tres reservas.

El costo de producción es bajísimo para Storny Daniels.
El costo de producción de cada saludo es casi nulo para Storny Daniels.

Expansión con mojada de oreja Facebook

Cameo contrató a un equipo de 15 pasantes universitarios para enviar mensajes directamente a las celebridades en Twitter e invitarlas a la plataforma, acumulando minuciosamente el número de talentos hasta que alcanzaran la masa crítica.

Buscando ingenieros de las empresas de tecnología en el Silicon Valley, Townsend reservó un avión para sobrevolar la sede de Facebook con un cartel que decía: "Dile a Mark que renuncias. Cameo.com/jobs". Cameo tiene hoy aproximadamente 200 empleados. Townsend ya no es director de tecnología, pero trabaja en nuevas funciones de productos.

Rob Post, el ex director de tecnología de Quibi, la empresa fallida de Jeffrey Katzenberg, se unió a la firma en ese puesto en enero. Un exjefe de marketing de TikTok es ahora el CMO de Cameo. La compañía también ha contratado nuevos directores financieros, de personal y operativos.

La aplicación se descargó medio millón de veces en la tienda de programas de Android Google Play y para mayo de 2020 los usuarios de Cameo habían reservado más de un millón de mensajes.

E año pasado, la compañía vendió más que los cuatro años anteriores de operación combinados. Se han enviado cameos a 178 países y los siete continentes, incluidos diez en la Antártida.

A fines del año pasado, más de 150 famosos ganaban al menos 100.000 dólares por año en la plataforma. Cameo vio un gran aumento en el talento que se unió en la primavera boreal de 2020, cuando la realidad de la pandemia comenzó a surgir entre los artistas. En el siguiente video aparecen algunos de los pedidos más raros realizados por los fanáticos en Cameo:

Los competidores de Cameo

No fue la única plataforma que se benefició de este fenómeno. Desde marzo del año pasado en adelante, los comediantes comenzaron a transmitir rutinas de stand-up a través de Instagram y Facebook Live y recurrieron a sitios web de suscripción voluntaria como Patreon para ganar dinero.

OnlyFans, el servicio de suscripción de contenido utilizado por las trabajadoras sexuales, entre otros, entró rápidamente en la corriente principal después de que Beyoncé lo mencionó en una canción.

El ecosistema de las celebridades se adaptó a la nueva realidad a una velocidad vertiginosa; en noviembre, cuando Dua Lipa transmitió un concierto en línea con un costo de producción de más de un millón de dólares, cinco millones de personas compraron entradas.

Esta economía de influencia es un sistema en el que el reconocimiento de nombres es lo único que importa y ha sido acelerado enormemente por la pandemia. También ha permitido a las personas famosas controlar su producción creativa más de cerca que nunca. Galanis resume la economía de la influencia como un movimiento hacia el "talento como marcas, versus los estudios como marcas".

Las redes sociales, combinadas con la nueva capacidad de monetizar la fama desde casa a través de plataformas como Cameo, Patreon, OnlyFans o Kickstarter, son suficientes para mantener una carrera exitosa en el ojo público sin estar en deuda con un estudio o un sello discográfico. o tener que depender de los medios heredados para comunicarse con los fanáticos.

Temas relacionados