28.11.2021
DÓLAR
99.75 / 105.75 0.00%
BLUE
198.00 / 201.00 0.25%

Asuntos internos: cómo se viven en el Gobierno los frenéticos 30 días antes de las elecciones

Asuntos internos: cómo se viven en el Gobierno los frenéticos 30 días antes de las elecciones
Aunque por lo bajo muchos referentes del Frente de Todos sospechen que "el boleto está picado" hay otros relativamente mas optimistas
Por Gustavo Marangoni
13.10.2021 06.27hs Política

Paradojas de la política. Ahora que el oficialismo ha dejado de lado la consigna #lavidaquequeremos de la campaña previa a las PASO, la tan ansiada normalidad parece comenzar a manifestarse (al menos por un rato).

El fin de semana XXL con buena movilización de turistas por todo el país, el fútbol y los espectáculos con aforos blue del 100%, la gastronomía sacudiéndose la larga pena de la cuarentena y los comercios aprovechando con créditos y planes de 12 y 18 cuotas para tentar a los consumidores, llevan a pensar que lo peor ha quedado atrás.

El nuevo asesor de comunicación gubernamental, el catalán Antoní Gutiérrez Rubí, propone encarar noviembre con el "SI" como bandera después del "NO" que buena parte del electorado clavó en las boletas el 12 de setiembre. Plata y buena onda.

No es la primera vez que un oficialismo en problemas intenta esta formula para dar vuelta un resultado o al menos mejorarlo. "Puede fallar", diría el recordado Tusam, pero la obligación es intentarlo.

Aunque por lo bajo muchos referentes del Frente de Todos sospechen que "el boleto está picado" hay otros relativamente mas optimistas que piensan en la posibilidad de "salvar la ropa" con una mejora que no de vuelta el veredicto de las primarias pero lo maquille un poquito.

El Gobierno apuesta a revertir el mal resultado de las PASO

Dialogando con un socio del club de los esperanzados se advierte una fe de corto plazo: "Estamos en el Plan Naranjo en Flor. Te acordás esa parte de la letra de Homero Expósito que dice: 'Después, ¿qué importa el después? toda mi vida es el ayer que me detiene en el pasado".

La metáfora aludida confirma que el referente consultado no es millennial, ni centenial, ni amante del TikTok, sino un nostálgico de la voz de Roberto Goyeneche y del clásico argentino del "vamos viendo".

Ante la insistencia se pone un poco más asertivo: "Qué se yo que viene después, qué carajo importa ahora. Tenemos menos de treinta días para peinar el padrón, convencer a los nuestros que no fueron a votarnos y evitar que algunos intendentes se corten solos. Mirá si estamos para ponernos a pensar en el futuro. Si querés saber, comprate el horóscopo chino de Ludovica Squirru que ya está en los quioscos". Como esta columna de Asuntos Internos está en manos de una serpiente de madera, el libro que anuncia las predicciones del 2022 -año del Tigre de Agua- ya fue adquirido y no resignamos la vocación de conversar con algunos funcionarios menos apasionados por los astros.

Así, comprobamos que a los del área social les preocupa particularmente diciembre. "Con inflación por arriba del tres mensual (y mas del 60% anual en alimentos) y sin el miedo a la pandemia que el año pasado actuó como disciplinador social, el fin de año nos inquieta. Un año atrás nadie quería bolonqui y pasamos las fiestas tristes, con barbijos, pero en paz. Este puede ser diferente. Hay que estar muy atentos".

Dentro el área económica el estrés es aún mayor. "Estamos coordinando con el Central y garantizamos administrar los verdes hasta noviembre. Después no podemos hacer milagros: o se ordena la política, cerramos con el Fondo y conseguimos que nos tiren una soga otros organismos de crédito internacionales o el verano se va a poner caliente no solo para los meteorólogos".

Aunque muchos referentes del FdT estén resignados, todavía hay espacio para algo de optimismo

Ningún escenario electoral destraba por si solo los interrogantes y los temores. Una recuperación del gobierno podría reactivar las diferencias respecto del camino a seguir. ¿Hay que prestar mas atención a los Manzur y los Domínguez del gabinete con sus medidas y mensajes de moderación; a los pronósticos de negociación con la oposición de Massa o a los tambores de guerra con el FMI que hace sonar Máximo? ¿Cómo interpretar el cambio de Feletti por Paula Español? Para algunos es una señal de mayor diálogo con las empresas y para otros, la incorporación a la gestión de un temprano crítico de la política fiscal de Guzmán.

Si bien todas son especulaciones sin respuestas, también está la lectura práctica del resultado que hará luego de las generales la oposición. La misma noche del 14 de noviembre comenzarán los movimientos de cara a las presidenciales del 2023 y habrá que ver ahí como se coordinan hacia dentro, si para cooperar o para confrontar. Y puestos a mirar jugadores, no se puede perder de vista lo que suceda con la reunificación de la CGT.

Sobre cómo se reconfigure el poder entre los gremios tendremos pistas sobre la naturaleza de los tiempos por venir. "En la Argentina las partes son mas fuertes que el todo. Cada uno quiere proteger y ampliar su línea del presupuesto, seguir mamando con fuerza de la teta del gorro frigio" advierte un experimentado técnico del área fiscal con resignada experiencia. Quizás por eso los presidentes siempre se autoperciben débiles frente a sus muchos interlocutores, a los cuales les resulta muy costoso contener material y simbólicamente, en nombre de la gobernabilidad. Y este mandatario al listado debe sumarle una demandante particular y difícil de satisfacer: la vicepresidenta.

Temas relacionados