Asuntos internos: así Larreta se juega parte del futuro político en una cruda campaña y a 40 días de las PASO

Asuntos internos: así Larreta se juega parte del futuro político en una cruda campaña y a 40 días de las PASO
El jefe de Gobierno porteño es plentamente consciente de que se juega entero, con una UCR que busca cambiar su rol en la coalición
Por Gustavo Marangoni
04.08.2021 11.00hs Política

Terminó la rosca. Habemus listas. Empezó la campaña. O para ser precisos, las campañas. Porque hasta las PASO del 12 de setiembre, muchos tendrán qua atender dos frentes a la vez. Hay adversarios internos y externos.

Los primeros suelen ser más difíciles que los segundos. Si tienen dudas pueden darse una vuelta por Juntos en la provincia y preguntar. Arrancaron por el plato principal, por ese tema maldito de toda elección: los recursos.

"Y qué querés, el Pelado tiene bolsillo de payaso. Si no marcamos la cancha de entrada nos comen de postre". Así, un veterano dirigente radical explicaba el gambito de Facundo Manes. En el ajedrez, esa jugada consiste en el sacrificio de alguna pieza para obtener desde el inicio una posición favorable.

En política, el propósito es el mismo. Sacrificaron los modales para demostrar que se juega en serio. Abusando del lugar común, podríamos decir que en esta etapa se trata de "Juntos, pero no revueltos".

Manes, la carta de la UCR para cambiar el rol en la coalición

Para la UCR es la oportunidad de cambiar el rol desempeñado en la coalición durante los últimos años. Casi se lo escucha tararear esa copla pegadiza que canturreaban los militantes del Frente de Todos después de la primaria de 2019: "Macri, ya fue, Vidal ya fue, si vos querés, Larreta también".

Y el Jefe de Gobierno lo sabe. Es plenamente consciente de que se juega entero.

Si Santilli pierde con el neurocientífico radical, su proyecto 2023 se despide antes casi de ser presentado en sociedad. Y si triunfa en Provincia necesita apuntalar con la performance de Vidal en CABA. El corrimiento de la dama de Provincia a capital tiene que justificarse con una buena dosis de diputados.

No quizás los diez que pone en juego en el distrito, pero si al menos ocho para justificar semejante movida.

En la superficie del Frente de Todos, las cosas se ven más tranquilas. Al menos en la del AMBA (Santa Fe y Rossi son todo un caso aparte). Allí se cuidaron los equilibrios: el Presidente coronó a Tolosa Paz y Santoro en las boletas y CFK y Massa obtuvieron retribuciones de acuerdo a su contribución accionaria en el pelotón de los aspirantes con mayores posibilidades de ingresar al Congreso.

Como se logró la "Unidad" los heridos de las dos Buenos Aires no pueden quejarse en voz muy alta. Pero, obviamente, no todos quedaron conformes.

En la Provincia, luego del cierre se dieron de baja casi todas las internas que competían con autoridades locales de municipios (más de sesenta). Y en la ciudad el peronismo va muy detrás del progresismo.

Habrá que ver cuántos de los rezagados se ponen la campaña al hombro, cuantos trabajarán a reglamento y quienes incurrirán en algunas picardías.

Claro que también hay vida más allá de las dos coaliciones. O al menos quienes se entusiasman con las oportunidades que abren las legislativas frente a las presidenciales en los aspirantes a terceras fuerzas. ¿Podrá Randazzo equipar alguna ambulancia y rescatar a algunos de los "soldados Ryan" que dejaron los armadores de la Rosada y La Plata? Veremos. Hasta aquí al Flaco se lo ve flaco de estructuras tradicionales.

Larreta se juega parte del futuro político en estas elecciones

Un capítulo aparte, o mejor dos, lo constituyen Espert y Milei. ¿Podrán caranchear por derecha? El primero la tiene más difícil. El primer Estado argentino es gigante. Requiere algo más que voluntad y oportunidad. Exige miles y miles de fiscales y militantes. Requiere territorialidad. Esa condición es más accesible en CABA.

Son 300 mil kilómetros cuadrados bonaerense contra solo 200 porteños. Acá también el tamaño importa.

El libertario de la profusa cabellera y el verbo enérgico podría aprovechar su instalación mediática y sus seguidores casi púberes para consolidar su debut en las urnas cosechando las semillas de la anti política que supo sembrar estos años en el siempre fértil suelo porteño a experiencias disruptivas.

Una inquietud que Rodríguez Larreta busca neutralizar con la incorporación de López Murphy como telonero de la exgobernadora en la interna capitalina. Mientras tanto, afuera hace frío.

Me refiero al invierno, a la economía y a la salud. A los años de crisis económica se le suman las consecuencias de las restricciones por Covid y la incertidumbre por las segundas dosis y la variante Delta.

Sabemos que una franja mayoritaria del electorado está inmunizada por la grieta y tiene decidido su voto desde hace tiempo. Pero: ¿en qué andarán los famosos indecisos? Trataremos de descifrarlo en las próximas entregas de Asuntos Internos.

Temas relacionados