Más artículos

Preocupante advertencia empresarial: el 2021 será peor que este año, ¿hasta dónde podría trepar la inflación?

Preocupante advertencia empresarial: el 2021 será peor que este año, ¿hasta dónde podría trepar la inflación?
Predicen un panorama negativo, afectado por la inflación, la recesión, problemas fiscales, falta de plan económico y tensiones políticas
Por Andrés Sanguinetti
02.12.2020 12.02hs Negocios

Nadie duda de que el 2020 será recordado por haberse transitado una de las peores crisis de la historia del país, como consecuencia del impacto que las medidas sanitarias para combatir la pandemia del Covid-19 causaron en la economía.

Si bien el desembarco de la pandemia del Covid-19 generó una crisis de impensadas consecuencias, también es cierto que el deterioro de las expectativas sobre el futuro de la economía local tenía ya varios meses y que la llegada del virus no hizo más que confirmar y profundizar la tendencia.

Un incremento de la pobreza a casi el 50%; el derrumbe de la producción industrial durante varios meses; sectores que no logran reactivar sus actividades de manera normal; fuerte retracción del Producto Bruto Interno (PBI), son algunos datos que refuerzan dicho escenario.

Y si bien desde el Gobierno ya se habla de un efecto rebote en los principales indicadores económicos que permitirán revertir la preocupante situación, entre los empresarios se espera que el año próximo sea todavía peor.

Por lo menos así surge de una encuesta realizada entre un centenar de hombres de negocios del país, cuyo principal indicador da cuenta que el 61% de los consultados cree que la situación del país estará peor en el 2021.

El relevamiento fue dado a conocer en el marco del SUMMIT 2020, el encuentro anual del IAE Business School, la escuela de negocios de la Universidad Austral.

Los empresarios auguran un escenario peor para el 2021. Creen que la inflación será muy alta
Los empresarios auguran un escenario peor para el 2021. Creen que la inflación será muy alta

Panorama preocupante

En ese marco, el economista Eduardo Fracchia coordinó un sondeo sobre la coyuntura económica para el próximo año, de la cual se desprende esa también preocupante predicción.

Si bien prácticamente se descarta una eventual hiperinflación, y muchas empresas afirma haber logrado este año mantener o incluso aumentar la facturación presupuestada, la mayoría ve mayores complicaciones para el año próximo.

Este escenario es vislumbrado por el 61% de los 571 ejecutivos y empresarios, tanto del segmento pyme como de firmas grandes, que que respondieron vía on line a la encuesta durante la semana previa al evento anual convocado por Alumni, SUMMIT 2020.

Sólo un 22% de los encuestado considera que que la situación estará, por lo menos igual a la de este año, y un 17% augura mejoría.

"Pensamos que el difícil panorama que se percibe se fundamenta en la inflación instalada, la profunda recesión, los problemas fiscales, falta de un plan económico concreto, sumado a las tensiones políticas al interior del gobierno", sostiene Fracchia respecto a esta visión de mediano plazo.

Es que del relevamiento surge que la inflación es uno de los temas de mayor cuidado ya que el 48% de los empresarios percibe que será menor al 50%, mientras que otro 40% prevé que será más elevada y que hasta podría alcanzar el 70%.

En promedio, la previsión queda entonces más cerca del 60%, aunque se descarta la posibilidad de una hiperinflación (suma solo el 12% de los encuestados).

"Lo que puede leerse detrás de esta inflación promedio esperada, que es en esta muestra superior a la del Relevamiento de Expectativas de Mercado elaborado por el Banco Central, es la alta emisión de pesos que se viene produciendo, relacionada con los pagos de IFE y ATP", sostuvo Fracchia.

Para el economista, daría la sensación de que el Gobierno "quiere moderar esta asistencia financiera del Banco Central reduciendo los adelantos transitorios a la Tesorería, pero es un tema con gran incertidumbre y habrá que ver si lo puede concretar en un año difícil como 2021, por las tensiones sociales y electorales."

Consultados sobre cómo resultaron sus negocios en el 2020, el mayor porcentaje de los hombres de negocios (37%) afirmó haber alcanzado una facturación en línea con lo presupuestado.

Otro 33% admitió que su facturación estuvo entre un 30% y un 50% por debajo de lo esperado, y un 14% en el opuesto: entre el 30 y 50% por encima de lo presupuestado.

Los extremos son minoría: el 9% se sitúa en más del 50% por debajo de lo presupuestado, y solo el 7% más del 50% por encima.

La incertidumbre que auguran los empresarios funciona como un freno a la inversión
La incertidumbre que auguran los empresarios funciona como un freno a la inversión

Disparidad

Para Fracchia se trata de una disparidad "lógica" siguiendo la también dispar incidencia de la pandemia según el sector de actividad. "Constituye además una descripción auto explicativa de cómo se acertó o no con el desempeño para hacer frente a la crisis", agrega.

Para el analista, "estamos en un momento muy delicado que exige una gran dosis de liderazgo y diálogo con todas las fuerzas vivas para retomar el sendero de la inversión y de la estabilidad."

Ya en noviembre pasado, otra encuesta elaborada por IDEA anticipaba que la actual crisis será peor que la del 2002 y que se esperaba que la inestabilidad y la incertidumbre se agraven, con caída de producción, ventas, rentabilidad y trabajo.

En este caso, el relevamiento fue encargado a la consultora D´Alessio IROL entre casi 200 de los mayores ejecutivos de empresas locales, multinacionales, grandes, medianas y pymes.

Las conclusiones revelan un preocupante escenario marcado por el mantenimiento de la recesión de la economía y el consumo; la profundización de la incertidumbre sobre el momento de salida de la crisis, nuevas caídas de las inversiones, las exportaciones, las ventas, la rentabilidad y el empleo. También por la extensión de los plazos de la cadena de pagos y el aumento del dólar, las tasas de interés y el riesgo país.

De acuerdo a la encuesta, el 97% de los empresarios observa caída de la economía y solamente una tercera parte mejoras en lo que resta del año. También las inversiones, las ventas y el empleo muestran un balance negativo.

En el primer caso, el 86% de los consultados anticipa que no se modificarán los planes o que bajarán entre levemente y drásticamente para lo que resta del año. El restante 14% confía en incrementar las inversiones, optimismo que se da más que nada en empresas pequeñas y medianas, y en el sector servicios.

En cuanto a las ventas, siete de cada 10 empresas considera que no se modificarán o que serán menores a las del año pasado.

Sobre el empleo, el 40% de las empresas anticipa que no tendrá cambios, mientras que en otro 47% habrá disminuciones y nada más que un 13% anticipa nuevas contrataciones, aunque leves, en un efecto generalizado tanto en sectores como tamaños de empresas.

Como factores importantes para revertir este escenario, en la consulta se destaca que el 67% de los ejecutivos pide cambios en las condiciones de contratación; otro 55% reclama incentivos fiscales; un 37%, mayor diálogo con los gremios, y un 28% que se habiliten negociaciones de contratación o salariales por empresa.

Con relación a los niveles de ventas previstos, solamente una de cada tres empresas espera alguna evolución positiva a pesar de haber tenido que ajustar los precios por debajo de la inflación y los aumentos de los costos salariales.

En cuanto a la evolución de factores macro como el dólar, las tasas de interés y el riesgo país, la percepción mayoritaria entre los hombres de negocios es que seguirán por el camino ascendente, con una mayor preponderancia en el tipo de cambio que se lleva el voto del 78% de los encuestados, contra el 35% del riesgo país y 32% de las tasas.

En cuanto a los reclamos que los empresarios de IDEA piden que se tomen en cuenta por parte del Gobierno para encarar algo parecido a un plan de recuperación y aumentar la competitividad del país, el diagnostico se sigue concentrándo en la reforma impositiva, reforma laboral y baja de inflación. Y como cuarto elemento, con menor mención, aparece el buen funcionamiento de las instituciones y la justicia.

Temas relacionados
Negocios en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído