Más artículos

La primera en "caer": el Gobierno rescatará a esta importante empresa argentina para que pueda refinanciar su deuda

La primera en "caer": el Gobierno rescatará a esta importante empresa argentina para que pueda refinanciar su deuda
El grupo metalúrgico sería el primero en participar del programa oficial de asistencia a empresas estratégicas en proceso de reestructuración de pasivos
Por iProfesional
21.10.2020 11.08hs Negocios

El Gobierno analiza la posibilidad de asistir financieramente al grupo metalúrgico IMPSA para que pueda refinanciar sus pasivos y sostener sus operaciones.

De concretarse este auxilio, el holding que fue fundado por la familia Pescarmona se convertiría en la primera beneficiara del denomiando "Programa de Asistencia a Empresas Estratégicas en proceso de Reestructuración de Pasivos" (PAEERP), lanzado el 15 de octubre pasado por el Ministerio de Desarrollo Productivo.

Se trata de un plan orientado a asistir económicamente a empresas que presenten proyectos para la reestructuración de sus pasivos que les permita lograr viabilidad económica y financiera y cumplan con determinados requisitos.

Una medida destinada a compañías que registren más de 500 empleados en relación de dependencia; que se encuentren en una situación económica y/o financiera con necesidad justificada de reestructuración de sus pasivos; y que vendan bienes y/o servicios con alto contenido tecnológico y/o realicen exportaciones con alto valor agregado.

La asistencia consistirá en Aportes No Reembolsables (ANR), que se deberán destinar al pago del 50% de la masa salarial bruta que permita el funcionamiento de la empresa durante dicho proceso.

En algunos casos, esos fondos podrán aumentar hasta cubrir el 75% de los sueldos del personal, en el marco de una asistencia que será mensual con una duración máxima de cuatro meses, con la posibilidad de ser prorrogada por otros dos meses.

En ese contexto, las autoridades de IMPSA presentaron un pedido al ministerio que dirige Matías Kulfas para que se les asignen fondos que permitan pagar la mitad de sus salarios mientras negocia con los acreedores un nuevo plan de reperfilamiento de su deuda.

La compañía mendocina busca recomponer su estructura de capital y para eso presentó una propuesta que combina un canje de deuda existente por nuevas Obligaciones Negociables (ON) con oferta pública y privadas con un bono internacional y nuevos préstamos.

La oferta fue oficializada ante la Comisión Nacional de Valores (CNV), y comprende también no realizar quitas de capital y cumplir los compromisos en tres etapas.

Lo que se ofrece mediante el canje es, en definitiva, un reperfilamiento de los vencimientos de la deuda, a valor par y en dólares, sin quitas de capital.

La propuesta se enmarca en el procedimiento legal conocido como Acuerdo Preventivo Extrajudicial (APE), y en esos períodos la compañía podrá "contar con el capital de trabajo necesario para volver a crecer y con una deuda sustentable que mejorará sensiblemente su balance, permitiéndole volver a conquistar los mercados local y extranjero, como hizo a lo largo de su historia".

La oferta fue oficializada ante la Comisión Nacional de Valores (CNV)
La oferta fue oficializada ante la Comisión Nacional de Valores (CNV)

¿Cuál es el comproniso de la empresa?

En el comunicado la compañía también se compromete a "pagar las sumas debidas a todos sus acreedores, sin quitas de capital y en términos razonables, y brindando a los mismos la posibilidad de obtener un recupero adicional mediante la oportuna venta en el mercado de las acciones depositadas en los fideicomisos de acciones en vigencia".

De acuerdo a los ejecutivos de IMPSA consultados por iProfesional, la oferta de canje de deuda y la asistencia del Gobierno le permitirán a la sociedad contar con el capital de trabajo necesario para volver a crecer, mejorar su balance y volver a los mercados local y extranjero.

De hecho, Juan Carlos Fernández, CEO de IMPSA, se muestra convencido de que la implementación exitosa de la propuesta "permitirá a IMPSA volver al sitial que ocupó durante décadas a la vanguardia del desarrollo tecnológico mundial en materia de energía hidroeléctrica, nuclear y de otras energías renovables, para seguir produciendo tecnología argentina exportable al mundo entero".

No es la primera vez que el grupo metalúrgico que hasta el 2018 fue comandada por Enrique Pescarmona, sufre graves problemas financieros que condicionan sus operaciones.

La salida del empresario mendocino fue parte de un acuerdo entre los accionistas fundadores y los acreedores para terminar un proceso de reestructuración de un pasivo cercano los u$s1200 millones.

Como parte de esas negociaciones, los mayores tenedores de esa deuda se quedaron con casi la totalidad de las acciones y desplazaron del control a la familia fundadora de IMPSA.

En ese momento, los nuevos dueños prometieron un rápido crecimiento de las actividades que finalmente no ocurrió al punto que acumularon una nueva deuda por u$s500 millones y en agosto pasado debieron recurrir al gobierno de Alberto Fernández con un pedido de auxilio.

Según sus ejecutivos, la situación de IMPSA se agravó a partir mayo del 2018 por el acuerdo de crédito stand-by entre la Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) que impuso severas restricciones al gasto público, con la consiguiente postergación y/o cancelación de diversos proyectos de obra pública en los que la empresa buscaba participar y operar.

A esto, argumentan, se le sumaron la total ausencia de financiamiento y la llegada de la pandemia del Covid-19 y su impacto sobre la economía.

Todo lo cual afectó el proceso de venta de la empresa previsto en los fideicomisos de acciones de la sociedad que debió ser suspendido por el asesor financiero contratado para encontrar compradores ante la falta de interesados.

El Gobierno sale al rescate de IMPSA con fondos para reperfilar la deuda
El Gobierno sale al rescate de IMPSA con fondos para reperfilar la deuda

"Frente a ese contexto, y atento a que diversas entidades financieras dependientes del Estado Nacional (tales como el Banco de la Nación Argentina y el Banco de Inversión y Comercio Exterior, entre otras) participan ya en IMPSA en su carácter de beneficiarios del fideicomiso de acciones, y tomando en consideración el carácter estratégico que la sociedad reviste para el país, IMPSA recurrió a solicitar asistencia a través del Ministerio de Desarrollo Productivo", explica el comunicado de la empresa enviado a la CNV.

En este sentido, el ministro Kulfas ordenó llevar a cabo un análisis de la situación financiera, patrimonial y legal de IMPSA que ya fue finalizado y que le permitiría a la compañía acceder a los aportes no reintegrables del programa oficial dentro del "Programa de Asistencia a Empresas Estratégicas en proceso de Reestructuración de Pasivos" (PAEERP) creado mediante Resolución N° 551/2020.

Pero este auxilio está condicionado a la aprobación de los acreedores del refinanciamiento de la deuda presentado en el APE por la empresa y también a condiciones adicionales que, según los ejecutivos, la oferta de canje "cumple adecuadamente".

"Entendemos que esta propuesta de recomposición permitirá brindar una solución definitiva a los problemas que han afectado las operaciones en los últimos años, asegurando la cancelación de todas sus deudas, en condiciones razonables y con objetivos cumplibles", señala el documento.

Temas relacionados