Saldo post-pandemia: problemas de sueño, alimentación y sensibilidad

Saldo post-pandemia: problemas de sueño, alimentación y sensibilidad
Un informe de Adecco Argentina mostró cómo cambiaron los hábitos y las vinculaciones con otras personas en torno a la pandemia
Por iProfesional
23.09.2021 08.38hs Management

Los efectos de la pospandemia son visibles en el día a día de las personas y también afecta la vida profesional. La situación sanitaria mundial invadió la vida de todas las personas y la de los argentinos no fue una excepción.

Adecco Argentina realizó un estudio a más de 2.000 personas para saber cuál es la situación y cómo manejan el estrés que conlleva.

Ante la pregunta de si recibieron algún apoyo psicológico o de algún profesional, el 85% del total de los encuestados respondió que no, el 15% que sí lo recibió, destaca que no fue por parte de sus empleadores, sino que buscaron apoyo externo, y en su mayoría fueron consultas psicoanalíticas.

La vida de este último año y medio se modificó bastante, entre hábitos y costumbres, tanto a nivel personal como familiar en algunos casos. Por eso, al ser consultados si la pandemia en alguna medida implicó cierta invasión a su vida privada, el 62% consideró que sí, mientras que para el 38% restante la pandemia no infirió en su vida personal.

Asimismo, en relación a la organización familiar, al tener que permanecer todos en casa, los cambios de hábitos y la readecuación de la vida cotidiana estuvieron a la orden del día. El 24,79% respondió que debió modificar la mitad de sus hábitos, seguido del 15,48% que expuso readecuar más de la mitad de sus hábitos de vida "normal".

De hecho, ante la pregunta de respuesta libre sobre cómo se redistribuyeron las tareas domésticas del hogar, resaltan las respuestas como "mitad y mitad", "dividimos las tareas", "uno se ocupa de los niños y otro de la casa", "todos ayudamos"; cuestiones que posiblemente mutaron con la pandemia y la necesidad de permanecer en casa.

Sueño y caracter

Un alto porcentaje tiene dificultades para conciliar el sueño o levantarse para iniciar el día
Un alto porcentaje tiene dificultades para conciliar el sueño o levantarse para iniciar el día

Otro dato interesante que recogió el estudio es que al 47% de los encuestados les resulta difícil conciliar el sueño, mientras que el 53% menciona que puede dormir normalmente.

Entre los efectos del home office está el deseo de quedarse durmiendo un poco más, el 29% de los encuestados contestó que le pasa algunas veces de sentir un fuerte deseo de no querer levantarse para empezar el día, 17% contestó que este deseo es recurrente y el 11% dijo que le pasa esto todos los días, mientras que el resto de los encuestados afirmó que le pasa pocas veces o nunca.

Pasar tanto tiempo dentro de la casa puede generar nuevas conductas o comportamientos, En este sentido, el 27% respondió que a veces se presenta más insensible ante otras personas, mientras que el 30% dijo que no nota un cambio en su sensibilidad, y el 13% lo notó pocas veces.

El 83% de los encuestados afirmó que actualmente tiene una tendencia más de la habitual hacia la comida, el 20% para fumar y el 15% para beber.

En conclusión, durante la pandemia el foco pasó inevitablemente de las horas a la productividad, y las tareas del hogar se reparten entre la escuela de los niños, el estudio, el trabajo y el necesario tiempo de descanso. El desafío será entonces organizar el esquema de regreso a las oficinas, aprovechando las oportunidades del home office, pero atentos a sus posibles efectos.