Qué programas serán tendencia en materia de lucha contra el fraude empresarial en América Latina

Qué programas serán tendencia en materia de lucha contra el fraude empresarial en América Latina
Los impactos de la pandemia sobre la economía pueden incrementar los casos de fraude al interior de las empresas, advierten desde Kroll
Por Juan Cruz Amirante - Kroll
30.07.2021 12.33hs Legales

Por mucho tiempo, el mundo empresarial de América Latina ha buscado las mejores estrategias para mitigar el fraude. Aunque estos esfuerzos han ido desde la contratación de consultoras especializadas, hasta el empleo de modernas tecnologías de monitoreo sobre el capital humano, en la actualidad las organizaciones deben fortalecer la gestión oportuna de sus empleados e integrar programas de sustentabilidad ambiental, social y de buen gobierno corporativo (ESG, por sus siglas en inglés) si desean potenciar el compliance.

Y es que desde Kroll hemos detallado con insistencia que los impactos de la pandemia sobre la economía pueden incrementar los casos de fraude al interior de las empresas, tal y como lo demuestra la experiencia con pasadas crisis económicas.

Este escenario se da por tres factores. Por un lado, está el trabajo remoto, ya que el control de los procesos es menor, facilitando la práctica de cometer fraude; el segundo factor son las presiones del entorno, donde destacan la pérdida del poder adquisitivo frente a la inflación y los despidos; y, por último, debe contemplarse la racionalización de los motivos que conllevan al fraude y que conlleva a que las personas justifiquen su actuar.

Sobre este último factor me gustaría resaltar que se ha encontrado que el fraude es factible dentro de los colaboradores, principalmente porque estos pueden llegar a considerar que el trabajo que desempeñan en la empresa no está siendo debidamente reconocido ni remunerado.

Un estudio realizado por Kroll y la Fundación Latinoamericana de Auditores Internos (FLAI) respalda esta tesis. La investigación, en la que participaron 704 auditores internos de compañías de más de 500 empleados a nivel global, evidenció que existe una relación directa entre las presiones económicas y laborales, lo que incrementa la probabilidad de que se cometan fraudes en tiempos de crisis.

No obstante, lo característico de esta coyuntura es que las soluciones están a la mano. Por ejemplo, frente al riesgo de que el capital humano realice actividades fraudulentas, las compañías deben fortalecer sus procesos de compliance y de control interno como los métodos más efectivos para detectar actos de corrupción, tal y como lo señaló el 89% de los encuestados. Estas estrategias ayudarían a lograr una mejor comunicación con los empleados, reconociendo el valor de sus esfuerzos.

Vinculación de los programas de ESG para una protección integral

Los programas de sustentabilidad ambiental, social y de buen gobierno corporativo han cobrado protagonismo en los últimos años a medida que las empresas y los inversores reconocen que ya no pueden ignorar las externalidades y los procesos internos de sus compañías.

No obstante, según el informe de Kroll ‘Benchmarking Antisoborno y Corrupción 2021’, en el que se consultó la opinión de 200 profesionales en compliance de todo el mundo, el 84% de los encuestados en América Latina indicaron que aunque consideran que los programas de ESG deben ser incluidos en las estrategias de antisoborno y corrupción, solo el 62% señaló que sus empresas caminan en esa dirección.

Este panorama detalla que a pesar de que hay voluntad empresarial para lograr que los negocios sean más transparentes y con un impacto ambiental y social positivo, la mayoría de organizaciones no visualizan los beneficios de incluir este tipo de programas como pilar de la gestión y mitigación del fraude.

Antes de continuar, me gustaría recordar que la inclusión de este tipo de programas motivaría, por ejemplo, a que las organizaciones empleen tecnologías como la Inteligencia Artificial y el almacenamiento de datos en entornos de nube con estructura híbrida, como herramientas con el potencial para hacer de las organizaciones centros más seguros y eficientes.

Como se ha visto, la gestión oportuna del capital humano y la vinculación de los programas de ESG en las estrategias contra la corrupción empresarial serán tendencia para la mitigación del fraude corporativo en América Latina. Acatar o descartar estas sugerencias puede favorecer a las organizaciones con altos estándares de prevención, al igual que condenarlas a permanecer en el terreno de la vulnerabilidad.

Temas relacionados
Legales en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído