Más artículos

Qué productos en conserva son saludables y cuáles no: aprendé a elegirlos

Qué productos en conserva son saludables y cuáles no: aprendé a elegirlos
Los alimentos en conserva suelen tener fechas de caducidad tardías y son muy fáciles de consumir, pero tienen algunos detalles que se deben considerar
Por iProfesional
17.09.2020 15.34hs Health & Tech

Los productos que se venden en conserva suelen ser una solución rápida y sencilla para cuando hay poco tiempo para cocinar. Además, se pueden guardar durante largos períodos de tiempo, ya que sus fechas de vencimiento son prolongadas y tienen la suficiente cantidad de conservantes como para que consumirlos después de mucho tiempo sea seguro. 

Sin embargo, no todas las conservas son iguales. Cada una tiene sus características especiales, que las diferencian de las demás, y que hacen que el consumo de algunas sea más recomendable que el de otras. 

En este sentido, hay algunas conservas que son más saludables que otras. La información para saber cuál es más recomendable que otra está en las etiquetas de los productos, de la misma manera que sucede con cualquier otro envasado. 

Además, es necesario considerar el envase en el que vienen. No son iguales aquellas que se compran en lata que las que se adquieren en frascos. El envase también puede transformar a un alimento en algo perjudicial para la salud

Las conservas de mariscos y pescados son muy frecuentes
Las conservas de mariscos y pescados son muy frecuentes

Las conservas más saludables

Para aquellos que eligen las conservas como un producto ideal para siempre tener en la alacena, es necesario conocer esta información. Saber cuáles son los productos más saludables dentro del grupo de las conservas es clave para elegir las más adecuadas y de mejor impacto para la salud.

En primer lugar, se debe mirar el tipo de conserva en que viene. La lata o el frasco debe decir que ha sido envasado al natural, es decir, sin aceites o sustancias agregadas. Hay algunos vegetales que se pueden encontrar envasados de esta manera, como el choclo, el tomate, las arvejas, entre otros. En contraposición se encuentra los productos que están envasados en aceite, que pueden ser más sabrosos, pero son menos saludables. 

Sin embargo, en todos los casos, es importante considerar que la mayoría de las conservas suelen tener una elevada cantidad de sodio, que es mucho mayor cuando se la compara con el producto comprado sin conserva. En la mayoría de los casos esto no se suele tener en cuenta porque la sal no se siente, pero para quienes deben respetar una dieta baja en sodio es necesario conocer esta información. 

Así como es importante tener en cuenta si el producto está envasado al natural o en aceite, también se recomienda elegir aquellos productos que se comercialicen en frascos de vidrio. Si bien las latas de aluminio suelen ser seguras, es probable que desprendan ciertos metales a los alimentos y que las personas acaben por ingerirlos. 

Se recomienda sacar los productos de la lata y conservarlos en frascos
Se recomienda sacar los productos de la lata y conservarlos en frascos

El atún, al igual que otros pescados, es un alimento con una gran cantidad de nutrientes. Es por eso que se lo incluye en muchos planes de alimentación, dado que su consumo aumenta la ingesta de omega 3, un ácido graso que tiene un impacto positivo en el organismo. 

A diferencia de otros tipos de pescado, el atún se suele consumir en lata. A menos que se trate de una preparación específica o de amantes de la cocina, la mayoría de las personas que gustan de este alimento lo compran enlatado en un almacén o en las góndolas de un supermercado. 

De hecho, hay quienes buscan tener un alto consumo de atún, precisamente porque consideran que es saludable y es fácil de incorporar a cualquier preparación por el formato en el que se adquiere. 

Sin embargo, este hábito podría resultar perjudicial para la salud

Por qué puede ser peligroso comer atún en lata

Las latas de atún, al igual que otros pescados de mar, contienen mercurio, un metal pesado que podría ser perjudicial para salud si se ingiere en exceso. 

El atún puede contener mercurio
El atún puede contener mercurio

El mercurio está presente en el agua de mar, a donde llega a través de la lluvia o los ríos, por un lado como sustancia natural y, por otro, como consecuencia de los desechos industriales que se tiran a las aguas. Además, allí hay microorganismos que convierten el mercurio en metilmercurio, una forma muy tóxica de este elemento que acaba en el organismo de los peces.

El pescado también acumula mercurio absorbiéndolo del agua a través de sus escamas o su piel, no solamente a través de la ingesta alimentaria.

Los peces más grandes y longevos son aquellos que han consumido más cantidad de metilmercurio. Es por eso que cuando se ingiere la carne de peces depredadores, como el pez espada o el atún rojo, que se han alimentado de otros ejemplares, se expone al cuerpo al consumo de esta sustancia. 

De todos modos, la sustancia no es igual de peligrosa para todas las personas. Los grupos que más riesgo corren con las mujeres embarazadas, aquellas que se encuentren en período de lactancia y los niños pequeños. Un exceso de metilmercurio durante el embarazo puede afectar al desarrollo del cerebro y del sistema nervioso del niño. Así lo ha informado la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

Esto significa que las cantidades de mercurio presentes en los peces de mar, como el atún enlatado, no es perjudicial para los adultos sanos. De todos modos, se aconseja reducir el consumo de estos productos y combinarlo con otros grupos de alimentos. 

Cómo guardar las conservas

Siempre se aconseja guardar las conservas en lugares frescos, secos y alejados de la exposición solar. Una alacena, tanto bajo mesada como sobre ella, es ideal para guardar este tipo de alimentos.

No obstante, una vez abiertos los envases -ya sean frascos o latas, pero sobre todo las latas- se deben cambiar de lugar e ir a la heladera. Siempre se los debe guardar con su líquido de conserva, que es lo que ayuda a que se mantengan en un estado adecuado para el consumir. 

Es importante aclarar que se desaconseja comer conservas que llevan más de 3 o 4 días en la heladera, ya que podría ser perjudicial para la salud