Más artículos
Financiamiento: qué es un fideicomiso y para qué sirve

Financiamiento: qué es un fideicomiso y para qué sirve

Financiamiento: qué es un fideicomiso y para qué sirve
Las empresas que no pueden acceder a créditos bancarios tienen una alternativa en los fideicomisos. Oportunidad para inversores. ¿Qué son?
Por Mariano Jaimovich
09.04.2020 19.45hs Finanzas

En busca de alternativas a los préstamos, uno de los instrumentos muy utilizados en el mercado para conseguir financiamiento es el fideicomiso, cuyo mecanismo consiste en un proceso de titularización de activos o securitización. Esta es una técnica que transfiere activos financieros que tienen derechos de crédito (por ejemplo, facturas) hacia un inversor.

Un proceso que es llevado a cabo por medio de una sociedad o fondo creado ad hoc (fiduciaria), que emite en los mercados de capitales estos títulos financieros para una utilización determinada.

En síntesis, el fideicomiso es una alternativa a la que recurren las empresas u organizaciones para obtener financiación, segregando de su patrimonio un número determinado de activos, cuyo producto estará destinado al pago de los servicios de los valores fiduciarios emitidos. Estos activos también serán la garantía básica del cumplimiento de las obligaciones de pago asumidas.

De esta manera, es una fuente de financiamiento relativamente barata y de una dimensión de obtención de capital que, de otra manera, sería imposible de acceder para las firmas.

Desde el punto de vista del inversor, este instrumento le permite participar de un proyecto o de un cobro futuro determinado, al recibir el dinero aportado más intereses o ganancias, a través de una colocación de deuda o una participación de capital, ya que le presta dinero al fideicomiso con el fin de adelantar fondos a un proyecto.

Una de las características fundamentales del fideicomiso es que se constituye a partir de un patrimonio separado de la compañía que lo genera. Por lo tanto, una empresa puede poner en marcha un proyecto a través de un fideicomiso y sus acreedores presentes o futuros no pueden reclamar derechos sobre los bienes del fideicomiso.

Los fideicomisos pueden dividirse en dos grupos: fideicomisos ordinarios y fideicomisos financieros. Dentro los primeros, se encuentran el testamentario, de seguros, de nacionalización, de renta, de administración, como solución de convocatoria, de inversión y de garantía.

Los fideicomisos son un instrumento de financiamiento más barato que el bancario
Los fideicomisos son un instrumento de financiamiento más barato que el bancario

Fideicomiso financiero

Ahora bien, a la hora de invertir y buscar capital para generar proyectos o solventar otras inversiones, el que más interesa a los empresarios y ahorristas es el fideicomiso financiero, un instrumento muy difundido en el mercado local.

"Es de suma importancia para brindar financiamiento a empresas que, o no tienen otra alternativa para financiarse porque no califican para préstamos bancarios directos, o, en caso de que si lo puedan hacer, lo obtienen a un costo menor y por montos sensiblemente mayores", resume a iProfesional Agustín Ortiz Fragola, vicepresidente de CFA Society Argentina.

De acuerdo a su explicación, los fideicomisos financieros consisten en que una empresa que se va a financiar (fiduciante) cede parte de sus activos (créditos personales, facturas a cobrar, cheques, cupones de tarjetas de crédito a cobrar, entre otras), a una nueva persona jurídica (el fideicomiso financiero).

Este fideicomiso financiero cobrará los activos cedidos y repagará a los inversores, según las condiciones pactadas de tasa, plazo y otras utilidades.

"Todo es administrado y emitido por el fiduciario, una empresa especializada en esta tarea", completa Ortiz Fragola, que debe estar inscripto como tal ante la Comisión Nacional de Valores (CNV).

Asimismo, los fideicomisos financieros son aquellos que se encuentran listados en un mercado. A diferencia del resto, estos dividen su capital en los valores representativos de deuda y los certificados de participación en el mismo.

En la actualidad existen en el mercado fideicomisos financieros sobre proyectos productivos, exportaciones de materias primas, cuotas de bienes de consumo, construcciones de obra pública, créditos hipotecarios, entre otros.

Los mismos les permiten a los inversores participar de proyectos a corto, mediano o largo plazo a cambio de ganar una tasa de interés competitiva en el mercado.

El mercado de capitales articula muchos instrumentos financieros generados en fideicomisos
El mercado de capitales articula muchos instrumentos financieros generados en los fideicomisos

Estructura del fideicomiso

De acuerdo a información del mercado, la estructura del fideicomiso financiero típico está formada por uno o más fiduciantes que presta servicios o vende determinados bienes a sus clientes.

A cambio de eso, el fiduciante adquiere un derecho a cobrar una determinada cantidad de dinero en contraprestación por el bien o servicio.

Cuando posee una cantidad considerable de cuentas por cobrar (créditos), las cuales representan un activo de poca liquidez, el fiduciante decide transferirlas al fideicomiso financiero a través de un acto conocido como True Sale o "venta verdadera", el cual asegura que esos créditos salen del balance de quien los originó y son completamente transferidos al fideicomiso.

Luego, el fiduciario, quien se ocupará de administrar el fideicomiso, emitirá valores de deuda fiduciaria (VDF) y certificados de participación (CP) que estarán respaldados por los bienes fideicomitidos. Los VDF representan un derecho de cobro de lo producido por el fideicomiso en las condiciones establecidas en los documentos legales, que respaldan la transacción.

Los rendimientos de los títulos emitidos pueden ser de renta fija (ofrecen una tasa nominal anual) o bien de renta variable, los cuales pagan la tasa Badlar más un margen adicional, que puede ser o no determinado en la licitación, con un mínimo y un máximo.

En cambio, los certificados de participación (CP) otorgan un derecho de participación o de propiedad sobre los activos fideicomitidos.

Pueden existir distintas clases de valores representativos de deuda y de certificados de participación, con diferente preferencia de cobro y condiciones. Sin embargo, aquellos que pertenecen a la misma clase tendrán los mismos derechos.

Por medio de un agente de registro y pago, los títulos y certificados emitidos por el fideicomiso financiero son colocados en el mercado y adquiridos por los inversores.

Las estructuras de pago que son más frecuentes para los fideicomisos financieros que se emiten en Argentina son la secuencial y la semi-secuencial. La primera se caracteriza porque al principio realiza pagos de interés y de capital a la clase de los valores fiduciarios de mayor seniority. Una vez cancelados, continúa realizando los pagos de servicios de interés y capital de la clase siguiente en términos de seniority. Por último, hará frente al pago de las utilidades de los certificados de participación.

En cambio, la alternativa semi-secuencial se caracteriza porque a medida que realiza los pagos de capital e interés de la clase más senior, efectúa los pagos de interés de la clase siguiente. En este caso también se llevará a cabo el pago de las utilidades de los certificados de participación luego de haber cancelado todas las clases de los valores fiduciarios.

El fideicomiso financiero permite financiar a las empresas por medio del mercado
El fideicomiso financiero permite financiar a las empresas por medio del mercado

Ventajas del fideicomiso financiero

Existen varias ventajas en la utilización de los fideicomisos para financiarse, entre los que Ortiz Fragola rescata a iProfesional algunos de estos aspectos:

-Permite el acceso al financiamiento a empresas que de otra manera deberían recurrir a capital propio.

-Es usualmente más barato y posibilita recaudar montos mayores que otras alternativas, como créditos bancarios directos.

-Permite reducir el apalancamiento del fiduciante, ya que "la cesión saca activos del balance y la deuda queda por fuera de la compañía, no siendo ésta la responsable directa del pago", dice Ortiz Fragola.

-Libra a los inversores del riesgo crediticio del fiduciante (aquel que recibe el financiamiento), ya que el fideicomiso asume el riesgo directo de los activos cedidos. De esta manera, el cobro va a depender de que esos activos efectivamente se paguen y no de la capacidad de pago del fiduciante.

-Mejora la calificación crediticia respecto de la que tendría el fiduciante si quisiera financiarse de manera directa.

El fideicomiso está compuesto de tramos ("tranches") con diferente prioridad de cobro. Es decir, para una cartera total de activos cedidos, "se estructura un tramo senior que obtiene la calificación crediticia más alta, y luego un número determinado de tramos subordinados, que cobraran de los activos luego de que el tramo senior haya cobrado en su totalidad y absorben la mora o el impago inicialmente", menciona Ortiz Fragola.

Este experto agrega que en Argentina los fideicomisos financieros más difundidos son los de consumo, "en donde un fiduciante cede su cartera de créditos al consumo (personales, tarjetas de crédito, códigos de descuento, etc.) para poder recaudar dinero para poder seguir prestando". Sin embargo, aclara Ortiz Fragola, "también se han emitido fideicomisos financieros de facturas, cheques, agropecuarios e inmobiliarios".-

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Finanzas en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído
Más sobre Finanzas