Tendencia: más argentinos son "infieles" a las primeras marcas y buscan alternativas más baratas

Tendencia: más argentinos son "infieles" a las primeras marcas y buscan alternativas más baratas
El 70% de los argentinos asegura que ha cambiado sus hábitos de compra, pasando a productos de menor valor para su día a día. Una costumbre arraigada
Por Marysol Antón
31.07.2021 21.02hs Economía

La pandemia trajo modificaciones en las costumbres. Algunas de ellas están ligadas a la logística, pero muchas otras están más vinculadas a la crisis económica en la que la Argentina está enquistada ya desde antes de la aparición del Covid-19.

Esto trajo que 7 de cada 10 argentinos pasaron a una segunda marca, buscando no recortar en cantidad de productos, pero sí realizar un ajuste en sus gastos mensuales. Entre quienes tomaron esta decisión, hay un mayor porcentaje de mujeres, ubicadas entre los 36 y 45 años, y también las personas de los niveles socio-económicos más bajos.

Estos datos, que se desprenden de la investigación realizada por Quiddity, se suman a que 2 de cada 3 personas cambiaron su lugar de compra habitual. Esta conducta incentivó a que los consumidores elijan marcas alternativas para consumir: de hecho, el 94% cambió al menos una de su repertorio en el último año.

Un dato a destacar es que 8 de cada 10 consideran que la nueva marca les proporciona el mismo resultado que la anterior e inclusive el 15% considera que fue mejor.

En este sentido, quedó demostrado que la experiencia es satisfactoria (96%) y que no solo consideran que es muy probable que continúen usándolas sino que, además, el 70% ha recomendado su experiencia a conocidos.

Muchos consumidores buscan productos que estén en programas como Precios Cuidados.

"Si bien existe una gran oportunidad para que estas nuevas marcas generen mayor cercanía con el nuevo consumidor, el 71% de las personas que han migrado de una marca a otra volverían a la anterior si pudieran hacerlo", aclara Verónica Rodríguez Celin, directora de Quiddity.

Falta plata en los bolsillos

"La necesidad de pasar a segundas marcas, de caminar las calle, de buscar Precios Cuidados y de mirar el doble a su economía personal o familiar, se debe fundamentalmente a la falta de dinero en los bolsillos. Es importantísimo poder terminar con este círculo vicioso se transforme en uno virtuoso, y para eso es fundamental que esté el brazo enérgico del Gobierno", advierte Raúl Hutin, empresario textil, secretario de la Central de Entidades Empresarias Nacionales y miembro de la Mesa Nacional de Pymes.

Para este experto, "el Estado debe romper la inercia de esta economía que hoy está frenada. Apenas la vacunación de resultados, creemos que esto cambiará para el último cuatrimestre".

Martín Grandes, codirector del Observatorio de Innovación Social de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA e investigador del Conicet, sostiene que el fenómeno de las segundas marcas ya tiene más de 20 años como mínimo. "Creo que la crisis del 2001 la disparó, pero el consumidor va y viene, pocas veces vuelve a la primera. En la canasta básica es muy difícil pagar el precio completo y por eso pocas veces se abandona la segunda marca. Un ejemplo de esto es la leche: hay productos que valen un 50 a un 30% menos que las de primeras marcas", dice.

Lo que para este especialista no funcionan bien son los cortes económicos de carne, salvo en los márgenes de los niveles socio-económicos más desfavorecidos. Y lo mismo sucede con las frutas y verduras.

En la carne, uno de los pocos segmentos en los que la gente no busca los cortes más baratos.

Y es así como menciona, ya que en 2002, las segundas marcas (que vale aclarar son producidas por las mismas empresas, muchas veces, que las de primera línea) acaparaban un 55% del consumo masivo.

Pero claro, Argentina venía de vivir la década del 90, cuando el consumo era el rey y las marcas no solo eran más accesibles por el uno a uno, sino que cada compra era sinónimo de estatus.

Este pasaje le dejó a los argentinos una enseñanza fuerte, no solo en la mirada entrenada para divisar productos en las góndolas, sino porque se convirtieron en especialistas en reconocer esas marcas que quizá no eran visibles, pero que se usan todos los días, como los productos de limpieza o los ingredientes para cocinar.

Alejandra Bidaseca, CEO de Winexperts de Argentina, rescata el rol del vino como bebida nacional. "Las bodegas hacen todo lo posible por llegar a la mesa de los consumidores, por eso es el mismo enólogo el que produce los vinos con etiquetas de mayor valor y los más accesibles", agrega, demostrando que muchas empresas producen diversidad para llegar a todos los segmentos económicos y sociales.

Temas relacionados