Más artículos

Ni celulares, ni televisores, ni viajes: mirá cuáles son los dos productos que más crecieron en el ecommerce en Argentina

Ni celulares, ni televisores, ni viajes: mirá cuáles son los dos productos que más crecieron en el ecommerce en Argentina
Según un informe privado, "en medio de la cuarentena estricta, siete de cada diez Pymes se vieron obligadas a realizar sus ventas por la web"
Por iProfesional
28.11.2020 20.50hs Economía

La categoría de alimentos y bebidas se posicionó como el segmento con mayor crecimiento en la participación total de ventas por comercio electrónico en el contexto de la pandemia, según un informe privado.

"En medio de la cuarentena estricta siete de cada diez pymes se vieron obligadas a realizar sus ventas por la web, market place, redes sociales, entre otros", indicó el sondeo elaborado por la consultora Focus Market.

"Esa dinámica aceleró fuertemente el uso de este medio de ventas entre el sector del comercio minorista tradicional cuando debió estar completamente cerrado y las ventas caían hasta el 70% en el comercio físico, pero crecían hasta el 300% en formato online", analizó.

"La categoría con mayor crecimiento en la participación total de ventas por comercio electrónico en el contexto de esta pandemia fue alimentos y bebidas con un 22% respecto del total de los rubros relevados", puntualizó.

El trabajo señaló que el proceso de búsqueda web previo a una compra en pymes se da en un 28% mediante buscadores, en un 24% en consulta en redes sociales, en un 18% por Market Place y en un 13% en la web del fabricante. Con un 49%, el método de pago más utilizado para comprar virtualmente en la pymes es la tarjeta de crédito, mientras que un 30% responde a plataformas de cobro.

En medio de la cuarentena estricta, 7 de cada 10 Pymes se vieron obligadas a realizar ventas por la web

En tanto, un 12% utiliza efectivo, un 4% usa transferencia bancaria, al tiempo que otro 4% opta por billetera virtual y otro 1% elige criptomonedas. El estudio también subrayó que "los usuarios están más conectados, con un incremento en el tiempo de navegación del 17%".

Además, la cantidad de búsquedas aumentó un 39% y las órdenes de compra crecieron un 29%. Dentro de los sistemas de entrega más elegidos para que las pymes y comercio minorista entreguen sus pedidos se encontraron la entrega a domicilio con un 62% y el retiro en el local con un 17%, afirmó el análisis.

Ventas, marcas y reactivación: así será el consumo postpandemia

Mariela Mociulsky, CEO de Trendsity, consultora de investigación de mercado, detalló varios de los cambios en los comportamientos sociales que se registraron en esta época y anticipó por dónde vendrán las transformaciones a nivel de consumo, como consecuencia de esta situación.

Indicó que todavía hay mucha incertidumbre y que las brechas sociales se agigantarán, lo que implicará que las marcas tendrán que satisfacer las necesidades de todos los segmentos de la pirámide social.

Según expertos, el commerce llegó para quedarse

"A lo largo de la historia se ve que todas las pandemias afectaron la economía y lo que se advierte en todos los casos es que el coeficiente de Gini creció. Pero esta pandemia confluye con la revolución digital que ya venía ocurriendo y que es la cuarta revolución de la industria; y así como la anterior trajo cambios en la familia, en el rol de la mujer, ahora sucederá lo mismo. Muchos de los cuestionamientos acerca de cómo vamos a vivir, si volveremos a las oficinas, qué vamos a consumir, qué les vamos a pedir a las marcas va a cambiar de modo estructural porque conviven la crisis sanitaria y la revolución digital acelerada pues, para cuidarnos, también hubo que usar la tecnología disponible mucho más que antes. Es lo que llamo el todo desde casa", dijo la experta.

Esto, según la directiva, "implicó cambios en la convivencia porque hubo que estar 24 horas con otras personas cuando, hasta ese momento, nadie convivía con nadie todo ese tiempo, y además, hacerlo con generaciones con distintas rutinas". 

"Fue un gran desafío para la familia que, además, generó impacto en el consumo porque, según los estratos económicos, el comportamiento fue y es distinto: los ubicados en la parte alta de la pirámide trataron de mejorar el equipamiento de hogares y la gente buscó dónde poner un escritorio, hacer cosas por sí mismos, o arreglar algo de la casa para que todo sea más confortable, además de equiparse mejor de tecnología. Esto hizo que se resignificara el hogar como refugio", señaló.

Respecto de los cambios que llegaron para quedarse y los que no, Mociulsky dijo que "nadie quiere quedarse encerrado las 24 horas del día. No es que vamos a hacer teletrabajo, teledocencia y telestudio todo el tiempo. Todos estamos necesitando el contacto físico. Lo que imaginamos es un nuevo blend de trabajo presencial y virtual". 

"Las personas necesitan juntarse. No es lo mismo que todo pase por las pantallas, hay un hartazgo, incluso de las nuevas generaciones. Los jóvenes mostraban la tristeza de no poder estar con sus amigos, del futuro del mundo, de si lo que estudian tienen sentido, si vale migrar a otros lugares. Uno también se hace la pregunta de si es necesario ir a un lugar, inclusive para atenderse con un médico. Creo que la presencialidad se va a reducir bastante. Las nuevas oficinas de coworking seguramente se reformulen y ya se habla de oficinas compartidas entre empresas donde, tal vez una vaya unos días y, otros días la segunda", completó. 

Temas relacionados