Un empresario se bajó el sueldo para repartirlo entre sus empleados y su decisión fue un éxito

Un empresario se bajó el sueldo para repartirlo entre sus empleados y su decisión fue un éxito
Se trata de Dan Price, CEO de Gravity Payments. En 2015, redujo su salario anual un 93%, para que sus empleados no ganen menos de 70 mil al año
Por iProfesional
17.09.2021 14.18hs Actualidad

Hace seis años, el fundador y director ejecutivo de la compañía estadounidense Gravity Payments, Dan Price, hizo una movida que el mundo empresarial consideró cuanto menos riesgosa: redujo su propio salario para aumentar el de sus empleados y el tiempo le dio la razón: obtuvo excelentes resultados y ahora insta a que otros hagan lo mismo.

En 2015, Price redujo su salario anual en un 93%, que ascendía a un millón de dólares. Con ese dinero incrementó el de sus trabajadores para que ganaran no menos de 70.000 al año.

La idea surgió tras mantener una charla con una amiga que le aseguró que "su vida era un caos" porque no conseguía llegar a fin de mes pese a todos sus esfuerzos, relata la BBC. Valerie, que dedicaba más de 50 horas a dos trabajos, se describió incapaz de hacer frente al último aumento del alquiler. El joven se dio cuenta de que el mundo se había convertido en un lugar "desigual" y de que él, a sus 31 años, era parte del problema.

Tras pasar horas y horas estudiando teoría económica, el CEO descubrió que el estadounidense promedio necesitaba 70.000 dólares anuales para ser feliz. Y decidió que aquello era lo que quería para quienes estaban trabajando para él, aunque para ello tuviera que rebajar significativamente su salario e hipotecar dos de sus viviendas.

En una entrevista que le concedió a CBS News, reveló que su política no cambió y sus empleados siguen teniendo los mismos beneficios.

La firma creció

En contraposición con muchas de las críticas que recibió, la firma de procesamiento de pagos prosperó e incluso triplicó su fuerza laboral, mientras que la tasa de rotación de personal se redujo a la mitad.

Si bien al comienzo Price tuvo que adaptar su estilo de vida, e incluso vender una segunda casa que tenía y recurrir a sus ahorros, ahora afirma que no necesita de tanto dinero para vivir y comprobó los beneficios que esto trajo para su empresa, como por ejemplo tener empleados muy leales.

A Dan Price sus empleados le regalaron un automóvil
A Dan Price sus empleados le regalaron un automóvil

Price recuerda que cuando comenzó la pandemia del coronavirus, la empresa, con sede en Seattle, pasó por un momento difícil al perder un 55% de sus ingresos. Sin embargo, su equipo aceptó voluntariamente un recorte salarial temporal, lo que les permitió seguir adelante y al mejorar la situación fueron compensados.

Ante los buenos resultados, Price insta a que otras compañías hagan lo mismo, aunque lamenta que ninguna gran corporación haya tomado esa iniciativa.

Los trabajadores están tan a gusto en Gravity Payments que, a modo de agradecimiento le regalaron a Price un auto Tesla modelo S. "Mis empleados hicieron por mí mucho más de lo que yo podría hacer por ellos", concluyó el empresario.

Críticas

La medida no solo no fue entonces entendida sino que, además, fue ampliamente criticada. "Fox News me llamó socialista y aseguró que mi empleados engrosarían las filas para conseguir pan". Nada de eso sucedió y, de hecho, los ingresos de la firma se multiplicaron por tres. "Somos un caso de estudio de la Escuela de Negocios de Harvard", presume en redes sociales.

Y así fue como un tercio de los trabajadores de la firma duplicaron su sueldo. "Hay desafíos todos los días pero invertir en los empleados vale la pena", dice a la BBC.

Price reconoce que tuvo esa idea cuando vio a uno de sus empleados trabajando en un McDonald's para ganar un sobresueldo y poder llegar a fin de mes. Se prometió que no volvería a permitir que eso pasara en su empresa y los resultados le dieron la razón. Hoy, este ejecutivo se ríe de todos aquellos que le acusaron de ser demasiado laxo con sus empleados hace seis años: el tiempo avala sus decisiones.

"Invertir en personas"

El empresario ilustra con cifras las consecuencias de "invertir en las personas". La compra de vivienda por parte de los trabajadores de la compañía se multiplicó por diez, al igual que el número de bebés entre el plantel. El 70% de los empleados pagaron sus deudas, mismo porcentaje en el que creció el número de empleados. Eran 133 y ya suman 200.

La apuesta del CEO de Gravity Payments fue arriesgada, ya que la compañía atravesaba un momento complicado cuando tomó esa decisión en 2015. Sin embargo, mirando para atrás, no podría haber elegido un momento mejor para hacerlo y la cultura del esfuerzo en común que instaló en la empresa ayudó a superar la pandemia a lo largo del último año.

La pandemia generó un nuevo desafío, con una caída en la facturación de hasta el 55% "de la noche a la mañana". Los propios trabajadores se ofrecieron a sufrir recortes salariales temporales para evitar despidos. Tras ellos, llegaron de nuevo los aumentos.

Temas relacionados
Actualidad en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído