Más artículos

Le dijeron que iba a fracasar en la vida por ser pésimo en el colegio: hoy es un empresario ultra exitoso

Le dijeron que iba a fracasar en la vida por ser pésimo en el colegio: hoy es un empresario ultra exitoso
Richard Branson sufrió por sus malas notas en el colegio y hoy lidera un conglomerado de empresas en diversas ramas de actividad
Por Por Fernando Casino
28.11.2020 20.00hs Actualidad

Tenía malas notas en el colegio y por sufrir dislexia sus profesores pensaban que no iba a llegar muy lejos. Sin embargo, Richard Branson probó lo contrario. Hoy es uno de los billonarios más reconocidos a nivel mundial y esta semana fue noticia porque su empresa Virgin Hyperloop realizó con éxito la primera prueba de un tren futurista ultrarrápido con dos pasajeros a bordo por el desierto de Nevada.

Igualmente pareciera que el empresario vive una montaña rusa permanente. Apenas unos meses atrás, en agosto de este año, su icónica aerolínea fundada en 1984, Virgin Atlantic Airways, pidió la quiebra por no soportar el duro golpe de cuarentena y su consecuente freno en el turismo mundial.

Pero, ¿quién es este mal alumno que llegó a ser nombrado caballero por la Reina Isabel y que logró amasar una fortuna que actualmente llega a los u$s5.000 millones?

Branson nació en 1950 en Londres y se educó en Stowe School. A pesar de su dislexia, consiguió grandes hitos cuando todavía era adolescente. A los 16 años fundó la revista estudiantil de su colegio y a los 17 una organización benéfica para ayudar a otros jóvenes.

Sin embargo, abandonó la secundaria y, con mente emprendedora, enseguida salió a buscarse la vida. Comenzó comprando discos pirateados y vendiéndolos en Londres, usando el baúl de su auto como local. Ese negocio se formalizó en 1970, cuando con solo 20 años fundó Virgin, un minorista de discos que al principio vendía por correo y luego se trasladó a una tienda física en Oxford Street. Bautizó así su empresa porque prometía que allí podían encontrarse los discos en muy buenas condiciones.

Richard Branson
A Richard Branson le dijeron que no iba a llegar muy lejos en la vida por sus malas notas

Escalera al cielo

Desde entonces su visión no dejó de crecer. En 1972 construyó un estudio de grabación donde el primer disco que se grabó llegó a vender 5 millones de copias. Se trataba de Tubular Bells, de Mike Oldfield. Con el tiempo su discográfica, que fundó junto a su socio Nik Powell, llegó a sumar nombres como Genesis, Janet Jackson y los propios Rolling Stones, hasta que se vendió a Thorn EMI en 1992 por u$s1.000 millones.

Ese fue apenas el inicio para Virgin Group, que hoy opera un portafolio de casi 400 empresas en todo el mundo. Pero atrás de esas empresas no siempre hay una historia tradicional de negocios, sino que en esta vida de película que vive Branson, algunas de sus empresas surgieron de forma insólita.

Fue el caso de su aerolínea, que tuvo su primer vuelo luego de que a Brandson le cancelaran un vuelo que tenía programado para ir a ver a su novia desde Puerto Rico hasta las Islas Vírgenes Británicas. Inquieto como de costumbre, hizo un llamado y preguntó cuánto costaba alquilar un avión privado. Invitó a varios pasajeros a sumarse al vuelo, les cobró u$s39 a cada uno y así llegaron a destino.

A su vuelta a Londres compró un Boeing 747 de segunda mano y pintó el nombre Virgin en el exterior de la aeronave. Era el año 1984 y el inicio de uno de sus más grandes emprendimientos que le llevó a enamorarse de volar, aunque lo cierto es que su madre era azafata, así que ese amor seguramente se despertó mucho antes.

Richard Branson
Richard Branson es hoy uno de los empresarios más reconocidos a nivel mundial

La clave del éxito

Los negocios del grupo son tan abundantes como diversos: financieros, retail, música, Internet, bebidas, hoteles, ocio y no se detiene. Y por supuesto en el camino algunos quedaron, pero su éxito es innegable.

La clave, según el propio Branson, está en hacerse una simple pregunta antes de tomar una decisión: "¿Esto seguirá siendo importante dentro de cinco años?".

"Demasiada gente dedica mucho tiempo a mirar en el espejo retrovisor, preocupándose de qué ha hecho mal, y se distrae del camino que está por delante", escribió el empresario en su propio blog, hablando de triunfar en los negocios.

Y puntualizó que si bien mirar el pasado es importante, sobre todo para aprender y no volver a cometer errores, lo fundamental es mirar al futuro y focalizarse en tener una visión a largo plazo.

Por el momento, y a sus 70 años, se lo ve más activo que nunca a pesar de los números en rojo que vieron sus balances. De hecho, en sus redes se lo pudo ver completando un triatlón en donde se desafió a nadar 1 kilómetro, hacer un recorrido en bicicleta de 20 kilómetros y sumar otros 10 corriendo.

Porque, como él mismo enseña, ya no mira al pasado sino que va camino hacia su próximo desafío.