Más artículos

"La economía también mata": el sombrío panorama trazado por expertos del sector inmobiliario

"La economía también mata": el sombrío panorama trazado por expertos del sector inmobiliario
El COVID-19 golpea a la salud y a la economía. Cómo se verá afectada toda la cadena de valor de la construcción y lo que pasará con el cierre de comercios
Por Leonardo Coscia
02.07.2020 08.57hs Actualidad

El sector inmobilario se muestra preocupado por las consecuencias que tiene la pandemia del coronavirus y las medidas adoptadas para contener el avance de la enfermedad. En ese sentido, auguran un panorama oscuro a futuro, como consecuencia del endurecimiento de la cuarentena y la nueva ley de alquileres, que comenzó a regir este miércoles.

En ese sentido, el arquitecto y desarrollador inmobiliario Horacio Ludigliani trazó un sombrío diagnóstico de cómo se verá afectada toda la cadena de valor de la construcción y lo que pasará con el cierre de comercios.

"La economía también mata", disparó Ludigliani al ser consultado sobre el cierre de inmobiliarias, escribanías y otras actividades ligadas al sector de la construcción. 

"Como un virus imperceptible día a día, quedan en el camino Pymes que cierran sus puertas. No existen índices de empresas muertas y recuperadas. Sólo de infectados y fallecidos como si el  derrumbe económico no implicara pérdidas de vidas", indicó el arquitecto y desarrollador inmobiliario. 

Las operaciones inmobiliarias caen de forma preocupante
Las operaciones inmobiliarias caen de forma preocupante

Por tal motivo, el experto en bienes raíces reclamó "balancear rápidamente salud y economía" y remarcó que "las idas y vueltas sin un plan predecible genera una incertidumbre que no solo impacta en la economía, sino que la salud se resiente también".

"Cuando se hable del rebote económico hay que decir que sólo rebotará si esas empresa existen todavía", puntualizó. 

"Las medidas de rescate que se anuncian no llegan realmente a los que necesitan. Y los bancos hacen todo lo posible para evitar ese rescate.También la intervención de empresas privadas retraen más las magras inversiones que podrían llegar del exterior".

"Este último esfuerzo será la última puñalada para el cierre de empresas y comercios. Es inminente permitir que la actividad comience con todos los cuidados para evitar que  los de mayor poder adquisitivo o con resto financiero se queden con bienes y empresas de los que no pudieron facturar en estos últimos cien días", concluyó.

Ocho de diez inmobiliarias no concretaron operaciones en mayo

Un informe elaborado por el Observatorio Inmobiliario de la Cámara de Empresas de Servicios Inmobiliarios (CAMESI) revela que el 80% de la actividad continúa paralizada a raíz de las restricciones impuestas por la pandemia Covid-19.

La apertura parcial de las operaciones en algunas jurisdicciones permitió un mínimo repunte, tanto en alquileres como en compra-ventas, pero ocho de diez inmobiliarias no pudieron cerrar ninguna operación.

"Estamos frente a una crisis sin precedentes en el mercado y creemos que se imponen medidas del gobierno que incluyan una amplia moratoria, el acceso a créditos blandos y una fuerte presencia y apoyo del Estado en lo económico, en lo financiero y en lo comercial", evaluó el presidente de CAMESI, Alejandro Ginevra.

El primer dato que surge entre los consultados es que la gran mayoría continúa sin concretar ningún tipo de operación a pesar de que en algunas jurisdicciones se retomó la actividad y en la Ciudad de Buenos Aires se autorizaron las visitas presenciales a inmuebles desocupados.

En mayo, el 21% de los consultados pudo concretar alguna operación de alquiler, lo que representa un aumento significativo en términos relativos respecto al mes anterior (9%) pero refleja que la gran mayoría de los consultados continúa sin registrar operaciones.

Similar panorama se dio en el rubro de compra-ventas: apenas el 18% de las inmobiliarias cerró una operación (en abril lo había hecho el 7%).

Ocho de diez inmobiliarias no concretaron operaciones en mayo
Ocho de diez inmobiliarias no concretaron operaciones en mayo

Del informe también se desprende que el 43% de los operadores no pudo cumplir con la totalidad de los servicios de su empresa y el 61%, con la totalidad del pago de sus obligaciones.

Específicamente, el 60% de quienes pagan sueldos no está pudiendo cumplir el pago total de los haberes a sus empleados. Y el 48% de los que pagan comisiones pudo hacerlo en forma total.

En cuanto al pago de alquileres por parte de los inquilinos durante el pasado mes, poco más de la mitad (52%) pudo abonar la totalidad de la renta, mientras que el resto realizó pagos parciales.

Se mantiene la modalidad del pago a través de la transferencia bancaria, alcanzando en mayo el 40 por ciento del total. Así, se registró un incremento del más del 10% en el cumplimiento del pago de alquileres y se sostuvo el nivel de cobro por transferencia, lo que indica que la liberación parcial de la actividad facilitó el cumplimiento de esta obligación a los locatarios con circulación.

Precisamente, la apertura de la actividad en algunas jurisdicciones y la autorización de visitas presenciales a inmuebles desocupados durante el último mes en CABA -que registra en la medición un aval del 97% de los operadores-, impactaron de manera positiva en algunos índices.

Por caso, el pago de servicios e impuestos mejoró un 3% en su cumplimiento respecto al mes anterior. Aumentó también en un 4% el cumplimiento de pago de comisiones con respecto a abril. Durante mayo, se incrementó en un 7% el pago total de tarjetas de crédito de los operadores y en igual número aumentaron su participación de servicios publicitarios.

Por otra parte, casi el 60% de los consultados, registra un aumento en la oferta de locales comerciales, sobre todo en centros urbanos de gran circulación, lo que denota una profunda crisis que atraviesa la economía.

Para Ginevra, "el rol del Estado, también en nuestra actividad, es imprescindible para achicar los márgenes de incertidumbre con los que hoy nos manejamos, que no nos permiten planificar lo mínimo en el plano inmediato".

En ese sentido, consideró "urgentes y necesarias" políticas oficiales que "permitan un estímulo inmediato, obviamente manteniendo el objetivo de priorizar la salud a la economía. Concretamente se impone una amplia moratoria, el acceso a créditos blandos y una fuerte presencia y apoyo en lo económico, en lo financiero y en lo comercial".